miércoles, junio 19, 2024

COVID-19 o crisis educativa: qué nos revela el último informe PISA

Las recientes pruebas PISA señalan una caída sin precedentes en matemáticas, lectura y ciencias.

La octava ronda del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) 2022 de la OCDE, prevista inicialmente para 2021 y aplazada debido a la pandemia de COVID-19, se convierte en el primer estudio a gran escala con datos sobre cómo la pandemia ha afectado al rendimiento y el bienestar de los estudiantes.

PISA 2022 examinó en matemáticas, lectura y ciencias a casi 700.000 estudiantes de 15 años de 81 países miembros de la OCDE y economías asociadas. Esta edición, centrada en las matemáticas, ha sido también la primera en recoger datos sobre el rendimiento, el bienestar y la equidad de los estudiantes antes y después de la pandemia de COVID-19.

En general, en promedio, la evaluación PISA 2022 registró una caída sin precedentes en el rendimiento en toda la OCDE. En comparación con 2018, el rendimiento medio cayó 10 puntos de puntuación en lectura y casi 15 puntos de puntuación en matemáticas.

El brusco descenso del rendimiento en matemáticas es tres veces mayor que cualquier cambio consecutivo anterior, y especialmente significativo en países como Alemania, Islandia, Países Bajos, Noruega y Polonia, que experimentaron una caída de 25 puntos o más en matemáticas entre 2018 y 2022.

El descenso del rendimiento solo puede atribuirse parcialmente a la pandemia del COVID-19, ya que la caída de las puntuaciones en lectura, ciencias y matemáticas ya era evidente antes de 2018.

«Desde su lanzamiento en el año 2000, PISA ha demostrado ser un catalizador eficaz de la reforma para impulsar la calidad y el impacto de los sistemas educativos de todo el mundo. Es una poderosa herramienta que los responsables políticos pueden utilizar para garantizar que sus sistemas educativos sean lo más eficaces posible. La educación y las competencias son fundamentales para garantizar que los jóvenes tengan las mejores oportunidades posibles para desarrollarse, adaptarse a un mundo en rápida evolución, contribuir, participar, salir adelante y, sí, beneficiarse de las oportunidades que se les presentan en nuestras economías y sociedades», declaró Mathias Cormann, secretario general de la OCDE, al presentar el informe en París. «PISA 2022 ayuda a identificar los puntos fuertes comparativos de los sistemas educativos que han obtenido buenos resultados a pesar de las recientes crisis. Esto permite a los responsables políticos de los 81 países y economías participantes basarse en estos conocimientos, adaptarlos a sus circunstancias particulares según sea necesario y llevar a cabo reformas de los sistemas educativos para un futuro más brillante y próspero».

En el lado positivo, muchos países, como Camboya, Colombia, Costa Rica, Indonesia, Marruecos, Paraguay y Rumania, han ampliado rápidamente el acceso a la educación en la última década, por ejemplo, logrando avances significativos hacia la educación secundaria universal.

En matemáticas, Singapur y otros cinco sistemas educativos de Asia Oriental, Macao (China), Taipei Chino, Hong Kong (China), Japón y Corea, superaron a todos los demás. Estos mismos países y economías fueron los siguientes con mejores resultados en ciencias, junto con Estonia y Canadá. En lectura, Irlanda obtuvo tan buenos resultados como Japón, Corea, Taipei Chino y Estonia.

En otros diez países y economías, una gran parte de los jóvenes de 15 años obtuvieron al menos un nivel básico de competencia en matemáticas, lectura y ciencias, así como altos niveles de equidad socioeconómica en términos de resultados: Canadá, Dinamarca, Finlandia, Hong Kong (China), Irlanda, Japón, Corea, Letonia, Macao (China) y el Reino Unido. Aunque la situación socioeconómica sigue siendo un importante factor de predicción de los resultados, la educación en estos países y economías puede considerarse más equitativa que en otros.

Al analizar el impacto de la pandemia COVID-19, alrededor de la mitad de los alumnos de toda la OCDE experimentaron cierres durante más de tres meses. Pero los resultados no muestran diferencias claras en las tendencias de rendimiento entre los sistemas educativos con cierres limitados de escuelas, como Islandia, Suecia y Taipei Chino, y los sistemas que experimentaron cierres de escuelas más duraderos, como Brasil, Irlanda y Jamaica.

El estudio también concluye que la disponibilidad de los profesores para ayudar a los alumnos que lo necesitan es el factor que más relación guarda con el rendimiento en matemáticas en toda la OCDE. Las puntuaciones en matemáticas eran 15 puntos más altas de media en los lugares donde los estudiantes estaban de acuerdo en que tenían un buen acceso al apoyo de los profesores. Estos estudiantes también tenían más confianza que sus compañeros para aprender de forma autónoma y a distancia. A pesar de ello, sólo uno de cada cinco estudiantes declaró haber recibido ayuda adicional de los profesores en algunas clases en 2022. Alrededor del ocho por ciento nunca o casi nunca recibió apoyo adicional.

La encuesta también revela el impacto rápidamente cambiante de la tecnología en el rendimiento educativo de los niños. PISA muestra que el uso moderado de dispositivos digitales en la escuela está asociado a un mayor rendimiento, pero esto depende de que la tecnología se utilice para apoyar el aprendizaje en lugar de distraerlo.

De media en los países de la OCDE, los estudiantes que dedicaban hasta una hora al día a los dispositivos digitales por ocio obtuvieron 49 puntos más en matemáticas que los estudiantes que dedicaban entre cinco y siete horas al día, después de tener en cuenta el perfil socioeconómico de los estudiantes y los centros escolares.

El 45% de los estudiantes declararon sentirse nerviosos o ansiosos si sus teléfonos no estaban cerca de ellos, de media en todos los países de la OCDE, y el 65% declararon distraerse utilizando dispositivos digitales en al menos algunas clases de matemáticas. La proporción superó el 80% en Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Finlandia, Letonia, Mongolia, Nueva Zelanda y Uruguay.

Los alumnos que declararon haberse distraído con dispositivos digitales en algunas, casi todas o todas las clases de matemáticas obtuvieron 15 puntos menos en las pruebas de matemáticas de PISA que los que apenas se distrajeron. Esto representa el equivalente a tres cuartas partes de un año de educación, incluso después de tener en cuenta el perfil socioeconómico de los estudiantes y los centros escolares.

El informe, junto con análisis por países, resúmenes y datos, está disponible en www.oecd.org/pisa.


Preguntas y respuestas

1. ¿Cuál es el impacto de la pandemia en el rendimiento educativo global?

La pandemia contribuyó, pero la caída ya era evidente antes de 2018. La disminución es notoria en lectura, ciencias y especialmente en matemáticas.

2. ¿Qué factores se relacionan más con el rendimiento en matemáticas según el informe?

La disponibilidad de profesores para ayudar a los alumnos es el factor más relevante, influyendo positivamente en las puntuaciones.

3. ¿Cómo afecta el uso de dispositivos digitales a los resultados educativos?

El uso moderado mejora el rendimiento, pero la distracción en clases de matemáticas afecta negativamente, evidenciando la necesidad de un uso consciente de la tecnología.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS